dimecres, 17 de març de 2010

MIguel Delibes y el ciclismo

Muere Miguel Delibes, un escritor ciclista

Noticia aparecida en Biciciclismo.com.
El 12 de marzo falleció a los 89 años el gran escritor Miguel Delibes, gran aficionado al ciclismo como practicante habitual y como apasionado seguidor de la competición.

En su amplia y espléndida obra literaria la presencia de la bici se ha hecho patente en obras como "Mi vida al aire libre" o "Una bici que rodará siempre cuesta abajo", si bien el relato más conocido es "Mi querida bicicleta" (1998); un fragmento de esta obra da el título a la antología hispano-holandesa editada en el año 2009 con motivo de la salida de la Vuelta a España del país de los tulipanes.

- Del Blog Ciclismo 2005 os pongo este pasaje:
El otro día les contaba la querencia por el ciclismo de Delibes. En las extremadamente sentimentaloides glosas que han sucedido a su muerte, El País ha publicado una de Elisa Silió, nieta del escritor: "El ciclismo le proporcionó tardes de gloria ante la tele. Durante el Tour, entre risas, cantaba de pie La Marsellesa, maldecía a Fignon o daba saltos de alegría con las machadas de Miguel Indurain ("Miguelón") y Perico. Los escándalos por dopaje mermaron su afición. ¡Él que cruzó en bici de Cantabria a Burgos y vuelta para ver a su novia con unos huevos con chorizo como única droga!".

La historia de tantos y tantos aficionados al ciclismo. Algún día nos tendrán que devolver lo que robaron. O recordárselo nosotros cuando digan que el problema del ciclismo es la desunión, la falta de patrocinadores, la UCI o el viento de levante.

Paz eterna para Miguel Delibes, escritor que cualquiera que haya seguido la enseñanza obligatoria conocerá, porque obligatorio que era leer alguno de sus libros. Con el tiempo lo aprecias más. Aparece en este modestísimo blog porque era un buen aficionado al ciclismo -especialmente el Tour- y su pequeño libro La vida sobre ruedas, donde cuenta cómo aprendió a andar en bicicleta, es una verdadera delicia.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada