dimecres, 9 de març de 2011

El CHATARRERO. (Refrito de no hace mucho... reeditado y corregido)

Nadie sabía a ciéncia por qué en aquella rampa te pesaban las piernas de aquella manera. Venías cómodamente a rueda, habías superado todos los escollos, la presa, la curva cerrada, el azucar de los tractores, el tirón de después del acueducto, incluso a la altura de Castellet te habías planteado dejarte llevar pero te metiste en el corte milagrósamente, te notabas bien las piernas y ya puestos...  Pudistes aguantar hasta el cruce de Salze cerca del puente de la autopista, y estaba muy cerca el final. Después de ver como, los capos del pelotón, echaban a abajo todas y cada una de las escapadas y como si de una partida de póker se tratara querías ver las cartas, saber quien iba de farol... agachas la cabeza, vienes a mil y no vas a quitar el plato grande ya, así que metes mas tranca para ntentar bajar un poco las pulsaciones a base de cuádriceps y preservar lo poco que queda de glucógeno en tus piernas en el asalto final. 

Algunos, que se saben inferiores atacan de forma discreta antes de tiempo para saborear su minuto de gloria pero el mintuto no llega  a escasos segundos pues la velocidad es muy alta y los engulle rápidamente el pelotón en un abrir y cerrar de ojos. Se busca la posición y mantenerla para coger la rueda buena en el momento apropiado. Algunas unidades traseras, viendo la dimensión del grupo y el ritmo arrojan ya la toalla, meditando de si no hubiera sido mejor haber parado antes ante semejante calentón pues antes que nada siempre hay que llegar con cierta dignidad. Tímidos ataques tácticos de los que mueven un poco mas el árbol de los maduros para definir definitívamente las posiciones de los que van a disputar el sprint de verdad...
Comienza la rampa de la nueva hípica, las mas dura y en la que algunos mas se abren dejando paso a los mas fuertes que avanzan por fuera. En excasos segundos se entra en una dimensión que siempre te deja descolocado. ¿Por qué ese repecho que todo el mundo conoce a conciencia se agarra tanto? Ahí reside el misterio de este lugar regido por campos magnéticos y telúricos que como en un auténtico triángulo de la bermudas de repente entras en deuda de oxígeno, te pones a temblar, las patas se te llenan de ácido láctico y el tiempo parece entrar en otra dimensión... jurarías que estás viendo aviones de la segunda guerra mundial, barcos hundidos y pecios de otras èpocas a ambos lados de la carretera, las respiraciones se hacen mas y mas entrecortadas, cabezeas y buscas energía donde ya no la hay. La boca se seca, la garganta duele, duelen hasta los dientes y el sudor frio aparece como en un alenta y agónica descarga eléctrica.
La línea de corredores serpentea, algunos lanzan toda la máquina mientras otros acaban de abrirse de todas todas mientras los mas aguerridos, machacan literalmente los pedales para seguir la estela de los mas fuertes que apenas se separan excasos metros que en un respriro resultan ya del todo infranqueables. Se intuye el trio ganador, la pomada, levantando inclsuo sus ruedas traseras del tremendo empuje cogidos en la parte inferior del manillar, vasculando toda la bicicleta en el último golpe de riñón.../...
El sprint ha terminado, silencio solo roto por las respiraciones que vuelven poco a poco a la normalidad, se aflojan las piernas, se rie, se canta, se grita y se ahulla... el que ha ganado levanta los brazos, se habla de forma solapada y entre charlas y miradas furtivas. Después de reagruparnos y ver que no falta nadie vamos a tomar una clarita porque estamos todos bien y el día ha sido divertido.
FIN

7 comentaris:

  1. Y todo eso en escasos 500 metros!!! Miedo me das cuando nos cuentes las sensaciones del interminable Somport...

    ResponElimina
  2. El Somport se pasa bien, estás fresco, el Portalet ya es otra historía, ves hasta tu vida pasar... con eso te lo digo todo.

    ResponElimina
  3. joder y tanto.
    si en 500m pasa todo esto que cuentas, en 29, ves tu vida pasar y otras cuantas más.

    ResponElimina
  4. Manolo esta vez te has superado, si señor. Oye ¿has pensado alguna vez a dedicarte a la literatura? ¡Joder que pluma¿.
    Joan Galiomany

    ResponElimina
  5. Pluma? Qué cabroonnnnn!!! De Sitges nooo??? No-no, en este texto seguro hay incorreciones básicas, por ejemplo, utilizar los tiempos verbales pasado, presente o futuro sin criterio, mala elaboración de frases, etcétera. No se trata solo de no tener faltas ortográficas, para escribir, a parte de tener una historia mas o menos interesante hay q ser muy pulido en la construcción gramatical... todo muy intuitivo lo mio. Los q estudiamos EGB todavía escribimos medio bien, lo de ahora es de traca!!!

    ResponElimina
  6. el poeta de la bici.

    Manolo,

    un día tendrás que escribir un libro con tus relatos y anécdotas!!!!

    ResponElimina
  7. no le des ideas anda , no seas cabronnn !

    ResponElimina